sábado, marzo 14, 2009

Desde CERO

Finalmente empecé dramaturgia. Con Matías Feldman, apenas fui a una clase hasta ahora, pero ya tuve que escribir algo. Cada clase, un procedimiento nuevo, y un texto que escribir durante la semana. En este caso había que escribir una ESCENA con TRES PERSONAJES e incluir un listado de 30 palabras (las que subrayo en el texto) exactamente como me fueron dictadas, no podía cambiarlas de género, ni conjugarlas, ni cambiar de singular a plural ni viceversa. Ah! y todo esto en menos de 2 hojas. Acá lo dejo, no es nada interesante, pero más contento estoy por haber empezado que por haberlo escrito.

DIOSES-SOL

Consultorio del Dr. Jorge Vezzio. Estela y Horacio acostados de manera inclinada con la cabeza casi tocando el suelo cada uno en un sillón individual y de manera opuesta. En sus manos un vaso de medida de tequila. Una mesa y sobre ella una computadora portátil de la cual salen cuatro cables que tras largo recorrido terminan de a pares en la sien de Estela y Horacio. Algunas pantallas en las paredes mostrando relojes polares. La imagen derrocha tecnología, pero con cortocircuitos.

DR JORGE VEZZIO:

(…) pero es algo pegajosa. (Les hace señas para que tomen de sus vasos) No sabemos realmente cuál es el origen de esta sustancia, la receta fue obtenida de la unión de escrituras encontradas en Egipto en el Templo de Deir el-Bahari que datan del año 1468 a.d.c. Año de la muerte de la reina faraón Hatshepsut. Según estudios esta reina, de barba falsa, tenía un amante: Senenmut (A Estela) Si, al principio marea un poco. Es para que lo tomes de un sorbo. Ambos fueron sometidos a los efectos de la “luz divina y sublime” o “jugo de anguila” generando en ellos una ola de desenfrenada euforia y honestidad. Síntomas que estarán por tener en unos minutos ¿Les arde un poco la garganta? Tras declarar sus chanchadas… los mataron. Lo que permitió alzarse en el trono a Tutmés, su sobrino y el principal sospechoso de destruir luego todo los monumentos de su tía. Fue por venganza, más bien el buscaba... (Interrumpe su aburrido discurso cuando suena su celular largamente. Luego lo apaga.) ¿Qué buscan en mi consultorio?

ESTELA:

Un cambio doctor, creímos haber encontrado la respuesta hace unos meses, pero... Yo lo oigo hablar de Egipto y pienso puff! Si pudiera viajar y caminar entre esas pirámides entre esos bloquecitos tan prolijamente encastrados (Con la cabeza hacia Horacio) Pero no ¿qué “tutancamon”? Si a vos te gustan las playitas de Loberia y su paisaje natural (Repentinamente eufórica como sin control) ¡puta-mierda-carajo! (Sorprendida y avergonzada) Es un problema de escalas doctor, si yo quería que nos casara un obispo, Horacio quería un curita de la Gardel. Si yo me quería ir a un ph reluciente en colegiales él prefería vivir como rata en el centro. Si yo hacía pan él le sacaba la miga y la separaba de… ¿cómo es? Eso… lo de afuera…

HORACIO:

¿Qué cosa? (Enojado y eufórico) ¡¿Qué cosa?! ¡No digas centro! (Se detiene. Más calmado. Al doctor) Digo que ella dice centro, y era San Telmo, ella le dice centro a todo. ¿Me llevás al centro? y la tenía que llevar a Plaza Francia. Estela habla como pobre… ella quiere ser pobre (A Estela. Histérico) ¡Vos le decís tía a una vecina Estela! ¡Eso es de pobre! (Al doctor. Todavía en su ataque de histeria) ¡Anguilas me diste puto-culón-anteojudo! (Silencio largo e incómodo)

DR JORGE VEZZIO:

Quiero aclarar que ningún egiptólogo tiene idea de donde obtenían la sangre de las anguilas pero tienen problemas más importantes ¿Me explican cómo apilaban dos millones trescientos mil bloques, promedio, en perfecta simetría con el cosmos? ¡Exacto! Nadie hace escándalo. Claro que están las teorías de los Dioses-Sol y… Tomen medio limón de la mesa y luego la sal. Sí, es un agregado de los mexicanos, los Mayas tenían pirámides, ellos también… digo pudieron… ¿no? (Se detiene. Mirando a la computadora) ¿Horacio prácticas deporte?

ESTELA:

(Como si no hubiese escuchado la pregunta e interrumpiendo el intento de Horacio de contestarla) Horacio es fiel… me quiere. Horacio me trae el desayuno cuidadosamente cada mañana. (A Horacio) ¡Horacio sos poco! ¡No me alcanza! Vos me tenés que hacer feliz, es tu obligación. Irene era mi tía… o sea era como mi tía ¿qué es una tía? Una vieja que te trae regalos, que te cruza al jardín, que te hace adivinanzas pelotudas. Aquella vez que me dijiste (Cambiando la voz, tratando de imitar a Horacio) Telita… (Volviendo a su tono. Al Doctor) odio que me diga Telita (Vuelve a imitar pero sigue hablando)…hoy nos soportamos, mañana hacemos una reforma estructural de nuestro matrimonio (Una vez más eufórica. Grita pero como para adentro) ¡No somos una torre de semipisos en Caballito! Cuando sos mi marido, no sos arquitecto… nuestros ánimos se esfuman Horacio… ¿Me escuchás Horacio?

HORACIO:

(Interrumpiendo a Estela. Al doctor) Hago tenis, en realidad Squash, es como lo mismo, como el mismo esquema, en realidad no es lo mismo, pero tiene como (Gritando, también para adentro. A Estela) ¡Marido! ¡Marido! ¡Se dice esposo Estela! ¡Sos pobre! (Calmado. Al doctor) ¿Hay como eco acá no? Es el paddle de ahora, pero menos menemista. Usted me mira ¿no? (El doctor no lo mira para nada) y piensa Horacio igual tenista fracasado (A Estela. Por primera vez calmado) Vos me mirás y pensás mi marido igual arquitecto (Histérico) ¡Soy ingeniero civil de la UBA puta-carajo-uba! (Aún más eufórico, casi en trance) ¡Te amo estela! ¡Nunca jugamos al squash juntos!

DR JORGE VEZZIO:

Los movimientos tuyos Horacio… Tené… con la zapatilla, que me anda mal el cable y se me apaga toda la… todo, yo lo enrollo con... No sé si los mayas, o los egipcios, o los chinos eran buenos arquitectos. ¡Si chinos! Con el coso-earth-satelital descubrieron unas pirámides idénticas en China. El tema es que los Dioses-Sol eran rubios y altos, los chinos ni por toda la soja del mundo hubiesen permitido que su fábula tenga por protagonistas humanoides que parecían europeos. (Señalando a uno de los relojes polares) ¿Ven aquella tirita roja y esa azul? Cuando chocan el jugo de Hatshepsut y Senenmut empezará a hacer efecto en ustedes (…) ¿Sienten la euforia?

APAGÓN